Archivo de la etiqueta: copyright

Dile adiós a la Web que amas (o por qué implementar DRM en HTML5 equivale a eso)

La Web que amas es una red que une a cientos de millones de personas de todo el mundo en tiempo real, sin importar las diferencias de cultura, religión, raza, edad ni desde luego la distancia. ¿Cómo es posible que en sólo unos años se haya creado una red que une prácticamente a cada habitante de la Tierra saltándose las barreras de la lengua, la religión, las diferencias culturales y de todo tipo que existían hace solo unas décadas?

http://www.junipergallery.com/

La respuesta es sencilla y tiene un bonito nombre: hipertexto [1]. El hipertexto es el sistema que permite que las páginas se enlacen unas con otras, integrando todo tipo de contenidos digitales (fotos, audio, vídeo, hojas de cálculo, etc.) con independencia de cual sea tu ordenador, tu sistema operativo o tu navegador. Además del hipertexto es preciso que los protocolos que gobiernan Internet (el sistema que permite que los ordenadores hablen entre sí) no discrimine a los usuarios por razones económicas, culturales, etc. Hasta el momento la cosa ha ido bien en este sentido.

Si  uno lo piensa bien parece casi milagroso (un milagro de la ingeniería de software) que mientras tus programas quedan frecuentemente inútiles u obsoletos al pasar de una plataforma a otra (mac, windows, Linux), de un sistema a otro, o incluso entre distintas versiones del mismo sistema, los contenidos de la Web funcionan en decenas de miles de combinaciones de ordenador, sistema operativo y navegador por todo el mundo. El hipertexto que ha hecho posible esta especie de milagro se llama HTML.[2]

Naturalmente el HTML ha ido evolucionando, y con cada nueva versión se han introducido mejoras, siempre basadas en el principio de que la Web debe permitir una comunicación universal, no limitada por los intereses de las empresas, los gobiernos, los grupos de presión o los delincuentes y terroristas de cualquier laya. En la actualidad usamos la cuarta versión de HTML, pero se está estudiando una quinta, que se llamará naturalmente HTML5.

¿Quién decide cómo tiene que ser el HTML, qué necesita y qué le sobra? Por fortuna eso lo hace un grupo de expertos comprometidos con su misión, no un gobierno ni un grupo de representantes de la industria de las telecos o de los “contenidos”. Esta comisión es el WWW Consortium y está presidido por Tim Berners-Lee, el “inventor” de la Web. HTML5 incorporará importantes actualizaciones que harán posible nuevas formas de integración de contenidos, una mejor adaptación a los dispositivos móviles, etc. Todo estaría muy bien si las reformas del HTML fueran una mera cuestión técnica como fundamentalmente han venido siendo hasta ahora, pero aquí es donde debemos hablar de un tipo completamente distinto de propuestas que pueden cambiar completamente la red tal y como la conocemos: se le conoce por sus siglas, DRM.

Image

El 5 de febrero de este año tres grandes empresas del sector (Microsoft, Google y Netflix) propusieron ante el grupo de trabajo que se encarga de estudiar las mejoras del HTML (el HTML Working Group) algo inusitado: incorporar al propio lenguaje de hipertexto un sistema de restricción de acceso a ciertos contenidos portegidos con copyright (lo que genéricamente se designa con las siglas DRM de Digital Right Management).[3] Dicho de otra dforma, lo que pretende la propuesta es hacer que en el propio lenguaje de Internet, en su ADN, por así decirlo, se inocule un sistema que impida el acceso a ciertos contenidos de las empresas si el usuario no ha pagado por ello.

Parémonos un momento a considerar el asunto: no se trata de que las empresas quieran defender sus legítimos derechos: eso se hace mediante las leyes, los tribunales, etc. No se trata de ampliar o mejorar el acceso a los contenidos (todo lo contrario, el acceso se restringe hasta poder hacerlo imposible). No se trata de incorporar una inovación tecnológica que permita acceder a nuevos tipos de contenido. No es un simple sistema de encriptación de datos o una forma de ofrecer pago por servicios (todo eso ya existe y se puede desarrollar de muchas otras maneras). No, no es nada de eso.

La propuesta de introducir el DRM en HTML5 supone que el propio lenguaje de la Web, la base de su existencia, incorporará en su diseño mismo un sistema que impida a los usuarios el acceso a ciertos contenidos a los que la industria (los gobiernos, distintas asociaciones) solo dará acceso a cambio de exigir de los usuarios un nuevo peaje (algo parecido a la televisión por cable)

¿Alguna vez te has sentido irritado por tener que ver los anuncios de un DVD? Eso es el DRM. ¿Alguna vez te has preguntado por qué no puedes saltarte una parte de una película? Eso es el DRM. ¿No te parece inaceptable que no puedas ver el DVD que te compraste en Brasil en cualquier otro continente? El DRM es lo que lo permite. ¿No entiendes por qué si te compraste un libro en Amazón, o una canción en el AppleStore no puedes leer el uno o escuchar el otro en un dispositivo que no esté fabricado por (o bendecido por) quien te vendió el libro o la canción? Pues eso es el DRM.

Image

Conscientes de que la propuesta levantaría ampollas en todo el mundo, quienes la presentaron se cuidaron bien de disfrazarla de otra cosa, y en el tercer párrafo de la propuesta afirman (excusatio non petita) que la especificación “no define una protección de contenidos o un sistema de DRM. Pero aunque técnicamente la propuesta no es en sí una propuesta de DRM, contiene todo lo necesario para que el DRM se implante en el lenguaje de la Web.

El sistema de protección de copyright que presenta esta propuesta es justo lo contrario de la Web que conocemos hoy. La Web es el sitio de libertad que todos amamos porque no la inventaron ni la desarrollaron las multinacionales de la música, el cine o los “contenidos culturales”, ni las empresas de software o hardware. La web la inventaron y la desarrollaron unos científicos e ingenieros de software comprometidos con la promoción de la ciencia y la cultura en el mundo, no con la expansión de sus industrias y sus acciones a costa de los usuarios.

Todo esto puede dejar de ser así si permitimos que se incorporen los DRM al HTML5

Kiss your web byebye

Introducir el DRM en HTML5 hará que la experiencia de navegar por la red se parezca mucho más a visitar unos grandes almacenes, un centro comercial o un ministerio que lo que entendemos hoy por navegar en Internet.

QUÉ PODEMOS HACER

Lo primero que debemos hacer, claro está, es ser conscientes del problema y la situación, y extender esta vigilancia y nuestra más firme protesta en cualquier ámbito donde se nos pueda escuchar.

Para expresar de una forma clara e inequívoca nuestro rechazo podemos apoyar la campaña que está llevando a cabo en todo el mundo la Electronic Frontier Foundation We don’t want the Hollyweb. Firmando a favor de esta campaña estás dando lo que puede ser un paso importantísimo en la defensa de tus derechos y libertades y, en realidad, de los derechos Humanos en todo el mundo.

Pero este es sólo el primer paso. Este asunto es tan grave, y los riesgos tan evidentes, que es preciso llevar a cabo campañas de concienciación a todos los niveles. Tienes alguna idea para realizar esta campaña? Somos todo oídos!

NOTAS

[1] Parece mentira pero en la Wikipedia no existe un artículo en español para “hipertexto”. Glups! Remitimos al artículo en inglés, más completo por ahora que el artículo en español.

[2] Como esto no es una clase sobre lenguajes de marcas no nos extenderemos en hablar del “otro” lenguaje (XML) ni de las variaciones de ambos.

[3] La descripción técnica de la propuesta está accesible aquí. Hay una excelente presentación de los problemas técnicos más graves en el blog de ManuSporny que es miembro del HTML Working Group.

//

//

Anuncios

21 comentarios

Archivado bajo bitTorrent, derechos de los usuarios de Internet, educación, education, free software, Internet, literatura, música, P2P, piracy, piratería, Propiedad intelectual, Stallman, torrentes

Auge y súbita caída de una empresa de extorsión de Copyright (no, no la SGAE)

La breve historia de la “Internet Copyright Law Enforcement Agency” (ICLEA, “Agencia para la aplicación de las leyes de Copyright en Internet”) merece que uno se detenga un rato a examinarla. A pesar de tan campanuda designación, lo que había detras de este nombre y sus correspondientes siglas era una empresa privada que se dedicaba a extorsionar a los usuarios de redes P2P con amenazadoras cartas en las que les exigían el pago de 495$ a cambio de no ser denunciados a penas de cárcel. Sosteniendo tan ejemplar empresa, se decía, estaban los “artistas” y empresas de la industria discográfica norteamericana.

El esquema es bien conocido: cualquier empresa o sociedad que quiera sacar dinero a los particulares y las pequeñas empresas que no saben realmente casi nada acerca de copyright, redes P2P, compartición de archivos, etc. sigue el mismo procedimiento, o variaciones sobre el mismo:

  • A: Se elige un nombre bien sonoro que sugiera que se trata en realidad de una agencia estatal o incluso un órgano del gobierno o al menos “oficial”. Tal empresa se presenta como representante de los artistas y creadores (no de miembros de la industria). En España tenemos, por ejemplo la “Coalición de creadores” en la que están coaliados los representantes de las grandes discográficas, etc.
  • B: Se entrena a sus esbirros para que se presenten ante los incautos ciudadanos como si de verdad fueran agentes del estado, o estuvieran autorizados por el estado para cometer sus tropelías. (¿Alguna vez has oído hablar de los desmanes de los llamados “agentes” de la SGAE?)
  • C. Se amedrenta a los ciudadanos y se les obliga con amenazas mas o menos veladas, con coacciones ante sus jefes, ante el público del local, etc. a que renuncien a sus derechos y que paguen una tasa arbitraria a una empresa que se lucra con el abuso sistemático de unas leyes creadas precisamente para eso.
  • D. Las empresas recaudatorias se quedan con la mayoría del dinero recaudado de tal manera, y los artistas ven poco o nada de esta colecta coactiva, salvo aquellos que hayan decidido poner su nombre y prestigio del lado de los coactores.

A la hora de poner en la práctica este procedimiento la “Internet Copyright Law Enforcement Agency” fue un poco más allá que otras “Agencias”, “Sociedades Generales” y semejantes maquinarias de coacción bien conocidas (algunos con sus directivas procesadas). Quizá por haber actuado con algo más de imprudencia  de lo habitual (como hace en ocasiones la SGAE) desde hace unas horas se puede leer lo siguiente en su página web:

“Effective immediately, the Internet Copyright Law Enforcement Agency has ceased operations. Please disregard any notices you received from us, and please do not send us any payments.”

Parece un final feliz para una historia de delincuentes, pero el mismo esquema sigue funcionando en muchos lugares de todo el mundo, España incluida.

¿Que esto no puede pasar en España? Veamos: está ya en la cocina una nueva ley de Propiedad Intelectual promovida por las grandes distribuidoras y productoras “de contenidos” que lleva años presionando al gobierno español para que siga el modelo americano de coacción a sus ciudadanos para salvar un modelo obsoleto de distribución del arte y la cultura. La anterior cúpula de la SGAE todavía espera el enjuiciamiento y nueva es más de lo mismo. El presidente de la “Academia del Cine” González Macho, miente descaradamente acerca del perjuicio de la piratería hacia el cine español en plena Gala de los Goya y nadie protesta. EN mitad de la recesión, CEDRO reclama (y obtiene) de las universidades que cada alumno le pague 5 euros por “derechos de autor” sin derecho suficiente para tal exigencia…

Pronto veremos casos de estos aquí mismo, en casa.

//

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

El lobby sueco antipiratería amenaza con penas de carcel a miembros del partido pirata sueco

Como narra Rick Falkvinge en esta entrada de su blog, el lobby sueco de los productores y distribuidores de contenidos, cínicamente llamado Rights Alliance (antes de llamaba Oficina Antipiratería, lo que al menos era más informativo) está dispuesto a acusar a varios miembros del Partido Pirata sueco de varios delitos (que de probarse implicarían penas de cárcel). La acusación principal es haber dado acceso a Internet a los gestores del Pirate Bay.

La líder del del partido pirata sueco, Anna Troberg, ha respondido así:

“las operaciones del Partido Pirata son completamente legales, y las actividades legales no deberían verse sometidas a este tipo de acoso […] No es ilegal dar acceso a Internet a The Pirate Bay y no existe una lista desitios ilegales a las que los ISPs no puedan dar conexión a la Red”

Anna Troberg continua su queja con una observación que desgraciadamente es cada vez más frecuente, y ya no sólo en los Estados Unidos, sino también en Europa: “Cuando el lobby de la industria del copyright opina que la ley por sí sola no es suficiente, entonces se apodera de la ley y se dedica a amenazar a personas o pequeños negocios que no son capaces de defenderse en un pleito por sí solas contra los gigantes de la industria del copyright … es deprimente ver que ellos continuan con este modus operandi con las bendiciones de los legisladores y de los jueces”

Deja un comentario

Archivado bajo derechos de los usuarios de Internet, intellectual property, Internet, P2P, piracy, piratería, Propiedad intelectual, trackers, Uncategorized

Directorio de los mejores trackers de Internet

1. Qué es un tracker?

En esencia, un tracker (o rastreador) es un servidor que facilita a los usuarios que desean compartir archivos mediante el protocolo BitTorrent hacer dos cosas : (a) encontrar los archivos que quieren descargar y compartir con otros usuarios y (b) subir los archivos que quiera compartir. La pieza que permite  esta magia es un archivo llamado “torrente“, que contiene toda la información necesaria para que los usuarios puedan descargar los archivos completos, pedacito a pedacito.

En resumen, el proceso es éste: Los internautas que desean compartir archivos acuden a uno de estos servidores para solicitar sus servicios, y por tanto se les llama “clientes”. Para los usuarios o clientes, un rastreador tiene el aspecto de una página web normal donde hacer búsquedas de contenidos. Esto es así porque básicamente los trackers son bases de datos que gestionan estos torrentes, y donde se puede realizar busquedas de su contenido. Cuando el cliente ha encontrado el archivo que quiere compartir, simplemente se descarga el torrente a su ordenador. Una vez descargado es posible que el usuario deba abrir el torrente (haciendo doble clic) para que el programa de gestión de torrentes se encargue de gestionar toda la descarga. Ejemplos de este tipo de programas son VuzePeerTracker, etc. (véanse otros programas aquí).

Además de los torrentes, existe otro estándar para identificar archivos compartidos que se llama magnet. Los magnets son mas seguros que los torrentes y por ello los están sustituyendo en el uso normal. Los programas que hemos mencionados gestionan tanto unos como los otros. En este listado de trackers incluimos tanto los sitios que descargan trackers como los que despachan magnets, o ambos.

Una diferencia (importante en lo que se refiere a la privacidad) es la que existe entre trackers con registro (mas privados) y trackers sin registro.

Dedicaremos toda una entrada a hablar de estos programas y del protocolo BitTorrent, pero por ahora esto debería bastar!

Si eres menor de edad y encuentras contenido inadecuado (pornografía, violencia, abusos a los animales, etc.) solicita la asistencia de un adulto. Si un lugar te ofende, abandónalo inmediatamente sin dudarlo. No pongas en peligro tu reputación o la de otras personas actuando irresponsablemente. Jamás subas contenidos que puedan ofender a alguien (racistas, etc.) o que fomenten la violencia, el terrorismo, etc. En la duda, consulta a personas de juicio más maduro!!

2. LOS MEJORES TRACKERS O RASTREADORES DE INTERNET

A. Rastreadores con registro

En peligro:

Demonoid  Posiblemente el mejor tracker generalista que ha existido, sin pornografía ni apenas publicidad. Fue cerrado por el gobierno ucraniano en un intento de congraciarse con la administración de Obama.

B. Rastreadores sin registro

Cerrados: TorrentSpy, BTParadise

C. Buscadores

Estos sitios son metabuscadores que rastrean los torrentes (o los magnets) en varios de los sitios anteriores.

Desaparecidos: TorrentFinder

Más Información

Referencias:

Taringa: “Los mejores Trackers de Bittorrent y Buscadores

Wikipedia, s.v. Tracker, Anexo:Comparativa de software para trackers BitTorrent.

Agradecimientos: A Adrián Vázquez por una adición;

Ayudadnos a completar las descripciones de los trackers!!

Si encuentras un tracker que distribuya pornografía infantil, avisa a sus administradores para que retiren el contenido inmediatamente. Si no lo hacen, avisa a la policía o a la Guardia Civil.

3 comentarios

Archivado bajo bitTorrent, Creative Commons, derechos de los usuarios de Internet, intellectual property, Internet, magnets, P2P, piracy, piratería, rastreadores, sharing, torrentes, torrents, trackers, Uncategorized

El derecho a leer

Este ensayo de Richard Stallman fue publicado originalmente en inglés con el título “The Right to Read” en el número de febrero de 1997 de Communications of the ACM (40.2).

 

2 comentarios

Archivado bajo educación, education, fuentes de información, intellectual property, Internet, piracy, piratería, Propiedad intelectual, Stallman, Uncategorized

Ya tenemos cartel para el Primer Curso de Piratería!

Deja un comentario

Archivado bajo intellectual property, Internet, piracy, piratería, Propiedad intelectual, Uncategorized

Primer Curso de Piratería

Estamos encantados de anunciaros que nuestra Escuela de Piratería impartirá el Primer “Curso de Piratería”, que se celebrará los días 20-21 de julio en c. Rey Francisco 27, 1ª planta (Metro Ventura Rodríguez o Pza de España; Autobús 74).
El Primer “Curso de Piratería” es una introducción amena y al alcance de todo el mundo a las cuestiones filosóficas, éticas, legales, económicas, tecnológicas etc. de la piratería. El programa provisional es el siguiente:

  • ¿Qué es la Piratería?
  • ¿Qué son los derechos de autor, las patentes y la llamada “propiedad intelectual”?
  • ¿Es ética la piratería?
  • ¿Es legal la piratería? Problemas legales de la piratería
  • ¿Qué son las Licencias Creative Commons?
  • ¿Cómo funcionan las sociedades de gestión de derechos?
  • Modelos alternativos de distribución de contenidos culturales.
  • ¿Qué es el software libre?
  • Cómo evitar la censura de Internet.
  • Los peligros a la libertad y la neutralidad de Internet.
  • Qué es la Ley Sinde, el ACTA, CISPA, Hadopi, etc.
  • Cómo compartir archivos en Internet.
  • Los futuros posibles de la cultura.
  • La piratería como movimiento político y social.
  • Piratería en la Primavera Árabe y los recientes movimientos de masas.
  • Preguntas, dudas, impresiones.

Inscripciones. El número de plazas es muy limitado. Para inscribiros, escribid por favor lo antes posible a la Escuela de Piratería. ¡Os esperamos!

Lugar del curso. Debido a los problemas temporales que tiene La Tabacalera nos hemos visto obligados a cambiar la ubicación del Primer Curso de Piratería, aunque hemos conseguido llevarlo a un sitio que no es menos céntrico ni menos atractivo. El curso tendrá lugar en: c. Rey Francisco 27, 1ª planta (Metro Ventura Rodríguez o Pza de España; Autobús 74) Está muy cerca del Templo de Debod.

Las clases del curso tendrán lugar los días 20-21 de julio de las 19:00 a las 21:00 en La Tabacalera de (Calle Embajadores 53, Madrid. Metro Embajadores, salida Miguel Servet) en la sala “El Jefe” (primer pasillo a la izquierda, primera puerta a la izquierda)

 

Aviso importante: este primer curso de Piratería será presencial. Dependiendo de la calidad de la señal, es posible que lo retransmitamos en streaming, o que lo grabemos (audio, o audio y vídeo) y luego lo colguemos para que quien quiera se lo pueda bajar gratis, pero por ahora lo enfocamos a los estudiantes que se pasen por la Tabacalera. Con seguridad en un futuro organizaremos más Cursos de Piratería en Internet.

10 comentarios

Archivado bajo derechos de los usuarios de Internet, educación, education, fuentes de información, intellectual property, Internet, piracy, piratería, Propiedad intelectual, SGAE, Uncategorized, wikileaks