Auge y súbita caída de una empresa de extorsión de Copyright (no, no la SGAE)

La breve historia de la “Internet Copyright Law Enforcement Agency” (ICLEA, “Agencia para la aplicación de las leyes de Copyright en Internet”) merece que uno se detenga un rato a examinarla. A pesar de tan campanuda designación, lo que había detras de este nombre y sus correspondientes siglas era una empresa privada que se dedicaba a extorsionar a los usuarios de redes P2P con amenazadoras cartas en las que les exigían el pago de 495$ a cambio de no ser denunciados a penas de cárcel. Sosteniendo tan ejemplar empresa, se decía, estaban los “artistas” y empresas de la industria discográfica norteamericana.

El esquema es bien conocido: cualquier empresa o sociedad que quiera sacar dinero a los particulares y las pequeñas empresas que no saben realmente casi nada acerca de copyright, redes P2P, compartición de archivos, etc. sigue el mismo procedimiento, o variaciones sobre el mismo:

  • A: Se elige un nombre bien sonoro que sugiera que se trata en realidad de una agencia estatal o incluso un órgano del gobierno o al menos “oficial”. Tal empresa se presenta como representante de los artistas y creadores (no de miembros de la industria). En España tenemos, por ejemplo la “Coalición de creadores” en la que están coaliados los representantes de las grandes discográficas, etc.
  • B: Se entrena a sus esbirros para que se presenten ante los incautos ciudadanos como si de verdad fueran agentes del estado, o estuvieran autorizados por el estado para cometer sus tropelías. (¿Alguna vez has oído hablar de los desmanes de los llamados “agentes” de la SGAE?)
  • C. Se amedrenta a los ciudadanos y se les obliga con amenazas mas o menos veladas, con coacciones ante sus jefes, ante el público del local, etc. a que renuncien a sus derechos y que paguen una tasa arbitraria a una empresa que se lucra con el abuso sistemático de unas leyes creadas precisamente para eso.
  • D. Las empresas recaudatorias se quedan con la mayoría del dinero recaudado de tal manera, y los artistas ven poco o nada de esta colecta coactiva, salvo aquellos que hayan decidido poner su nombre y prestigio del lado de los coactores.

A la hora de poner en la práctica este procedimiento la “Internet Copyright Law Enforcement Agency” fue un poco más allá que otras “Agencias”, “Sociedades Generales” y semejantes maquinarias de coacción bien conocidas (algunos con sus directivas procesadas). Quizá por haber actuado con algo más de imprudencia  de lo habitual (como hace en ocasiones la SGAE) desde hace unas horas se puede leer lo siguiente en su página web:

“Effective immediately, the Internet Copyright Law Enforcement Agency has ceased operations. Please disregard any notices you received from us, and please do not send us any payments.”

Parece un final feliz para una historia de delincuentes, pero el mismo esquema sigue funcionando en muchos lugares de todo el mundo, España incluida.

¿Que esto no puede pasar en España? Veamos: está ya en la cocina una nueva ley de Propiedad Intelectual promovida por las grandes distribuidoras y productoras “de contenidos” que lleva años presionando al gobierno español para que siga el modelo americano de coacción a sus ciudadanos para salvar un modelo obsoleto de distribución del arte y la cultura. La anterior cúpula de la SGAE todavía espera el enjuiciamiento y nueva es más de lo mismo. El presidente de la “Academia del Cine” González Macho, miente descaradamente acerca del perjuicio de la piratería hacia el cine español en plena Gala de los Goya y nadie protesta. EN mitad de la recesión, CEDRO reclama (y obtiene) de las universidades que cada alumno le pague 5 euros por “derechos de autor” sin derecho suficiente para tal exigencia…

Pronto veremos casos de estos aquí mismo, en casa.

//

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

Una respuesta a “Auge y súbita caída de una empresa de extorsión de Copyright (no, no la SGAE)

  1. Y me pregunto yo ¿Que puede hacer un ciudadano de a pie que es victima de este tipo de extorsión/abuso?

    Esta claro que cuando a alguien le pasa ésto no se lo piensa dos veces, paga religiosamente lo que le pidan antes que ir a juicio frente a una compañía como esta.

    Lo único que se me ocurre es denunciar el caso y hacerlo publico en todos los medios posibles…

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s